Aikidojo Zaragoza

Genialidad y mediocridad por Santiago Tomey.

Genialidad y mediocridad por Santiago Tomey.

Si no tienes genialidad no puedes convertirte en Goya. Podrás aprender cualquier oficio, pero serás mediocre.

                                                 Frase de entrevista a Yasunari Kitaura Sensei en Heraldo de Aragón día 29/03/2018

Kitaura sensei 8º dan Aikido

Genialidad y mediocridad por Santiago Tomey:

En primer lugar y porque por razones laborales me ha tocado vivirlo, las transcripciones por parte de los periodistas y redactores, de las entrevistas, suelen estar retocadas por diversos motivos. A veces por razones de espacio, otras porque al no dominar el tema del que se ha hablado, no se ha entendido bien, y otras, simplemente porque al reportero de turno le parecía que la opinión dicha así, no quedaba bien periodísticamente hablando.

Pero vamos al asunto en cuestión: La primera frase en mi opinión es incuestionable (a esto se le suele llamar obviedad, aunque a veces hay que señalar las obviedades para apoyar lo que viene después, cómo es este el caso). La segunda es la que me duele; parece decir que el mundo se divide en mediocres y genios. Mediocre, del latín “mediocris” tiene dos acepciones: la primera “de calidad media”, y la segunda “de poco mérito, tirando a malo”. Nos vamos a quedar con la primera. La calidad no es la excelencia; la calidad de cada uno es su límite en el camino a la excelencia; yo creo que mediocre solo se le puede llamar a la persona que no llega a su límite de calidad.

La excelencia ya es otra cosa. En mi opinión es una cualidad que se da cuando se reúnen en una misma persona u obra, distintas cualidades que sumadas se acercan a la perfección y siempre tras un trabajo y dedicación intensos.

Pero esto es un foro de Aikido y el artículo del maestro Kitaura iba de ello.  Si pensamos que con el trabajo vamos a llegar a la excelencia estamos muy equivocados. Alguien llegará, pero la maestría ─o genialidad─ está al alcance de muy pocos, y posiblemente esto es bueno para que al menos nos veamos forzados a llegar a nuestra calidad máxima. Podremos llegar a ser DANES altos ─para mí de YonDan en adelante─ pero a maestros, complicado. No todo el mundo puede llegar a subir el Everest o al K2 aunque hayas ascendido al Montblanc como es mi caso. Pero esto no es ni malo ni bueno, es la realidad y no por eso somos mediocres; solo seremos mediocres cuando primero: no trabajemos lo suficiente por alcanzar nuestra máxima calidad, y segundo, cuando además pensemos que lo hacemos mejor de lo que lo hacemos en realidad, y si además alardeamos de ello ¡ni os cuento!

A raíz de lo que estoy escribiendo me ha surgido la idea del “respeto y el reconocimiento” que en mayor o menor medida todos buscamos, yo al menos ─me confieso vanidoso─. Creo que la genialidad y el respeto van parejos, pero no siempre (os podría contar un suceso que me pasó con un 8º DAN japonés, y a raíz de aquello el respeto que me merece). Cualquiera en el Dojo podemos tener el respeto y reconocimiento merecidos, gracias a nuestra actitud hacia el Dojo, a los compañeros, al Maestro, y al interés que pongamos en tratar de hacer bien nuestro trabajo.

En el trabajo en silencio, en la amabilidad, en la empatía, en la rectitud, y en la bondad, creo que encontraremos las claves para sin ser Goya, no ser mediocres, simplemente ser buenos aikidokas.

Santiago Tomey

One thought on “Genialidad y mediocridad por Santiago Tomey.

  1. Andreas Westhues

    Una reflexión con la que coincido totalmente, Santiago. El trabajo personal, dentro de las posibilidades y limitaciones que cada uno tiene, definen una persona entera y honesta, lejos de ser mediocre. Gracias por compartir tu reflexión. ¡Un abrazo!

Deja un comentario